Algo bueno está pasando en El Hoyo

Hay participación ciudadana!


Ayer fuimos testigos de la reunión de todos los miércoles del Concejo Deliberante de nuestra localidad. El tema a tratar era derogar una ordenanza que posibilitaba un impuestazo del 800% que afectaba principalmente a los pequeños comercios de El Hoyo. Si bien el valor de los impuestos está desfasado y todos los habitantes coinciden en que hay que aumentarlos esto era una exageración. Si la misma seguía en vigencia la mayoría de ellos cerrarían sus puertas, incluyendo a la misma estafeta postal de Correo Argentinao. La medida no tenía ni pies ni cabeza desde el vamos pero el gobierno municipal (que desde el año pasado viene teniendo enfrentamientos con la propia gente que lo votó) no cedía en su postura e, incluso, argumentaba que un aumento del 800% les parecía “de lo más razonable”. Durante varios miércoles los comerciantes y pobladores se reunieron en el Consejo para pedir la derogación y se juntaron casi 600 firmas en contra de la ridícula ordenanza. Pero ayer fue un día decisivo … se votaba si se derogaba o no. La sesión comenzó a las 20 hs y terminó pasada la medianoche! El lugar era muy pequeño para la cantidad de gente que allí había pero nadie pensaba irse sin saber que la ordenanza se había echado para atrás. Las opiniones en el Consejo estaban divididas y cada uno expresó su posición. Luego fue el turno de la gente que, por turnos, fue diciendo lo que pensaba. Finalmente llegó la hora de votar y luego de una tirante pelea la ordenanza quedó derogada. Y todos nos fuimos contentos. Igualmente todavía falta ponerse de acuerdo en qué aumento va a haber pero al menos no será del 800%. Por qué dedico una entrada a este tema? Porque yo me crié anónimamente en Buenos Aires, donde mi poder de influencia en el lugar donde vivía era prácticamente nulo. Y todo esto es nuevo para mí y veo asombrada el poder que tiene el pueblo cuando logra ponerse de acuerdo, expresar su posición ordenadamente y pedir por lo que es justo. Creo que fue la primera vez que presencié algo así y me sentí muy bien. Me pareció algo super saludable para todos y, en especial para El Hoyo, mi pueblo.

4 comentarios:

polache dijo...

marian,
creo que el poder de influencia es lo que creamos que es.
pasaron veinticinco años y estamos aprendiendo a no ser tan obedientes y
a usar los otros poderes del estado.
¡suerte con la lonely planet!

Anónimo dijo...

hola paul
tal cual ... yo nací en dictadura así que prácticamente me crié siendo obediente. así que yo estoy aprendiendo de cero.
vamos segundos en la Lonely!!!
saludos
marian

Nokuaru dijo...

Increible la verdad. Algo que es imposible en la ciudad, pero cuanto bien haría.

Muy buen blog, es la primera vez que entro. ¿Conocen a Fabián? (también conocido como "el gordo Flopy") Es amigo de mi viejo y vive allá en El Hoyo hace como 20 años o tal vez más. La última vez que fuí vendía pizza y cerveza en la feria del Bolson, pero eso ya fue hace un par de años..... creo que había dejado la feria definitivamente.
En fin, saludos!

Marian dijo...

hola ... la verdad no se como se puede hacer en una ciudad ... pero alguna vuelta hay que darle.
que bueno que te gusta el blog. no conocemos a Fabián ... pero supongo que pronto nos toparemos con él, no?
saludos