Cajón del Azul ... con NIEVE!

El 18 y 19 de Junio retornamos al Cajón del Azul (al que habíamos ido los primeros días de febrero) pero esta vez,
el camino fue muy distinto:
había nieve!
:)














Desde el sendero que lleva al Cajón,
las montañas se veían así.

Para ubicarse un poco.
La foto está tomada desde el lado de la Cordillera de los Andes y el macizo montañoso que se ve enfrente es la precordillera.
Delante se ve una pequeña loma, es el Cerro Saturnino.
Luego, y siempre verde, la pampa de Mallín Ahogado y sus fértiles chacras.



Aquí empiezan a surgir
los primeros manchones de nieve.

En algunas zonas más densos, en otras no tanto.
Pero muy buena nieve para caminar, bien compacta y que
al pisarla hacía "crash, crash, crash".
Muy muy lindo.












El que acompaña a Churu (y que se ve en todas las fotos)
es Guillermo.
Con el correr de las horas y la caminata compartida la adopción fue inminente.
Guillermo devino "
tío" y nosotros "sobrinos".

En realidad Marian ha encontrado un eslabón perdido de su familia ... nada menos que ...en El Hoyo!

Ella es Nené (que esta vez no nos acompañó) y su marido es
Guillermo, quien ama profundamente la montaña.
De ahí surgió la idea de hacer esta excursión hacia el Cajón.



En pleno Bosque de Coihues
siempre
verde
porque sus hojas son
perennes,
es decir, que no mueren al llegar el otoño.
Por eso
siempre está así.



Cabaña abandonada en el camino.









Churu y el Cerro del Hielo Azul
a sus espaldas.



Ya casi llegamos.

Cruzamos el puentecito sobre el mismísimo
Cajón del Azul (el río corre 40 metros más abajo de ese puentecito, así que más vale que no se quiebre ningún tronco cuando uno pasa :)







Una vez pasada la tranquera hay que
atravesar los árboles frutales (pelados como se puede observar) y se llega al refugio.

Al fondo: Cerro Dedo Gordo y la línea blanca que se ve hacia la derecha
son los vestigios de un alud.


NOTA: El río Azul corre entre el Cerro Hielo Azul
y el Cerro Dedo Gordo (refugios ya visitados)



Las ovejas de Atilio encuentran alimento
hasta donde parece que no lo hay.


Cuando fuimos en febrero no pudimos ver esto:
LA GRIETA.

Bajando por un breve sendero se puede tener una mejor
visión (sino excelente) del Cajón que, a esta altura
es un cañadón de 1 metro de ancho por 40 de profundidad.

Y bien abajo formando un poco de blanca espuma:
el río Azul.







Luego de pasar la gran grieta
el río sigue su curso.








Una vez en el Refugio de Atilio
(en realidad es su propia casa que ha devenido "refugio/hotel")

nos cambiamos la ropa y este personaje de la montaña nos recibió
con una sabrosa cerveza casera -hecha con el lúpulo que él mismo cultiva-.


Atilio hace 25 años que dejó Bs. As. y se instaló en este recóndito
y alucinante lugar de la comarca.
Empezó de a poco (como todos) y fue construyendo un excelente refugio, demasiado grande para mí gusto, pero en perfecta armonía con el entorno natural que lo rodea.


De der. a izq.: Atilio, Churu, Guillermo, Marian y ...
nuestro guía de regreso: "perrito blanco S/N con patas y hocico rosado (tipo chanchito)"
que va y viene solo de su casa al refugio, hace noche, y se vuelve con los turistas
que andan deambulando por ahí.

1 comentarios:

Elena dijo...

Cuanta belleza!!!!!!!!!! realmente sigue siendo un placer abrir el blog y encontrar los paseos que hacen, es un poquito como viajar con ustedes.........me encantó!!!! muchos besosssssssssss